Cita

Conviene reír sin esperar a ser dichoso, no sea que nos sorprenda la muerte sin haber reído.

Publicidad