Cita

¡La ambición! Inmortal óleo divino con que Dios purifica el barro humano.

Publicidad