Frases sobre La Ambición

La ambición está más descontenta de lo que no tiene que satisfecha de lo que tiene.

La ambición es el último refugio del fracaso.

Quien todo lo quiere, todo lo pierde.

Quien se empeña en pegarle una pedrada a la luna no lo conseguirá, pero terminará sabiendo manejar la honda.

La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse.

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

Cualquier mujer que aspire a comportarse como un hombre, seguro que carece de ambición.

Quien se eleva demasiado cerca del sol con alas de oro las funde.

Buscad lo suficiente, buscad lo que basta. Y no queráis más. Lo que pasa de ahí, es agobio, no alivio; apesadumbra en vez de levantar.

En el desprecio de la ambición se encuentra uno de los principios esenciales de la felicidad sobre la tierra.

Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volará al cielo.

Un hombre no es desdichado a causa de la ambición, sino porque ésta lo devora.

El hombre puede trepar hasta las cumbres más altas, pero no puede vivir allí mucho tiempo.

Tengo 25 años, 70 centavos en el bolsillo y una sola ambición: llegar a ser actor.

La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza.

La ambición suele hacer traidores.

¡La ambición! Inmortal óleo divino con que Dios purifica el barro humano.

La sangre sirve sólo para lavar las manos de la ambición.

Quien aspira a adquirir riqueza u honores no sabe amar.

La ambición más legítima y más pura
para subir se arrastra hacia la altura.

La ambición es como un torrente: no mira nunca hacia atrás.

El que quiere arañar la luna, se arañará el corazón.

No anheles el bien futuro:
mira que ni el presente está seguro.

La ambición es un vicio, pero puede ser madre de la virtud.

Publicidad