Cita

Ah, !el eterno femenino!, decía aquel señor cuya mujer nunca acababa de morirse.

Publicidad