Cita

Las lágrimas son inútiles, a menos que esté el marido presente para verlas derramar.

Publicidad