Cita

La sangre sirve sólo para lavar las manos de la ambición.

Publicidad