Frases sobre el resignación

Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse.

La resignación es un suicidio cotidiano.

El que quiere todo lo que sucede, consigue que suceda cuanto quiere. ¡Omnipotencia humana por resignación!. A esta resignación sólo por la gracia se llega.

Si no tienes fuerza para imponer tus propias condiciones a la vida, debes aceptar las que ella te ofrece.

Lo importante no es curarse, si no vivir con sus males.

Se hace ligera la carga que se sabe llevar bien.

Publicidad