Frases sobre Las Revoluciones

Las revoluciones se producen en los callejones sin salida.

Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes.

Los volcanes arrojan piedras, y las revoluciones hombres.

No puede haber una revolución total sino una revolución permanente. Como el amor, es el goce fundamental de la vida.

Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas.

No hay revolución sin contrarrevolución.

Las revoluciones empiezan por la palabra y concluyen por la espada.

Los autores de revoluciones no pueden sufrir que otros las hagan después de ellos.

No sólo para gobernar, sino también para sublevarse hacen falta leyes estrictas. Un ideal fijo, habitual, es condición para toda clase de revoluciones.

Las revoluciones no se hacen por menudencias, pero nacen por menudencias.

Una revolución es la larva de una civilización.

Una revolución es el triunfo de los ambiciosos de abajo sobre los medrosos de arriba.

La revolución, por su naturaleza, produce gobierno; la anarquía no produce sino más anarquía.

Normalmente, cuando las personas están tristes no hacen nada. Sólo lloran sobre su condición. Pero cuando están enfadados, provocan el cambio.

La insurreción es el acceso de furor de la verdad. A veces insurrección es resurreción.

No es el sufrimiento, sino la esperanza de cosas mejores lo que incita las rebeliones.

Los que se pasan la vida haciendo revoluciones a medias no hacen más que cavarse una tumba.

Solíamos pensar que las revoluciones eran la musa del cambio, en realidad es al revés: el cambio prepara el camino para la revolución.

Las revoluciones las hacen hombres de carne y hueso, no santos, y todas terminan por crear una nueva casta privilegiada.

Los mitos tienen más poder que la realidad. La revolución como mito es la revolución definitiva.

En una revolución, como en una novela, la parte más dificil de inventar es el final.

Los que hacen imposible una revolución pacífica harán inevitable una revolución violenta.

Si no existe la organización, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo eficacia.

Toda revolución se evapora y deja atrás una estela de burocracia.

Publicidad