Aristóteles

(384 AC-322 AC) Filósofo griego.

Frases célebres

Si tanto me alaban, será por alabarse a sí mismos, pues al alabarme dan a entender que me comprenden.

En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza.

El ser inmóvil mueve como objeto del amor, y lo que él mueve imprime el movimiento a todo lo demás.

El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro.

El imitar es connatural al hombre.

El hombre que se mantiene en el justo medio lleva el nombre de sobrio y moderado.

El género humano tiene, para saber conducirse, el arte y el razonamiento.

El fin de la ciencia especulativa es la verdad, y el fin de la ciencia práctica es la acción.

No hay nada que envejezca tan pronto como el recuerdo del beneficio.

Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito.

Aquellos que educan bien a los niños merecen recibir más honores que sus propios padres, porque aquellos sólo les dieron vida, éstos el arte de vivir bien.

Publicidad