Frases sobre el genio

El destino del genio es ser un incomprendido, pero no todo incomprendido es un genio.

El genio en el arte consiste en saber hasta donde podemos caminar demasiado lejos.

El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación.

El secreto de la genialidad es el de conservar el espíritu del niño hasta la vejez, lo cual quiere decir nunca perder el entusiasmo.

Sólo en las regiones de la fantasía es dado crear; crear es la misión del genio.

Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él.

El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de sudor.

Un genio es el que es capaz de ver la idea en el fenómeno.

No existe ningún gran genio sin un toque de demencia.

Como no fue genial, no tuvo enemigos.

El genio se descubre en la fortuna adversa; en la prosperidad se oculta.

Genio es aquel que, en todo instante, sabe plasmar en hechos sus pensamientos.

El genio es un rayo cuyo trueno se prolonga durante siglos.

El genio es el infinito arte de trabajar con paciencia.

Hay mujeres que son alocadas y hay mujeres de talento: ninguna tiene esa locura del talento que se llama genio.

No hay genio sin un gramo de locura.

Los genios son peligrosos para los talentos jóvenes, pues no hacen más que reproducirlos creyendo reproducirse a sí mismo.

A Picasso, hasta los que le detestan, le soportan, porque nunca usa el talento. Sólo usa el genio. Sus obras nunca son pensamientos. Son actos.

El genio hace lo que debe y el talento lo que puede.

En la adversa fortuna suele descubrirse al genio, en la prosperidad se oculta.

Por lo menos una vez al año todo el mundo es un genio.

Tal vez, sólo los genios son verdaderos hombres.

Un hombre de genio no se equivoca. Sus errores son los umbrales del descubrimiento.

El genio convierte la excepción en regla.

Publicidad