Frases sobre La Educación

Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.

El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío.

Con mis maestros he aprendido mucho; con mis colegas, más; con mis alumnos todavía más.

No podemos modelar a nuestros hijos según nuestros deseos, debemos estar con ellos y amarlos como Dios nos los ha entregado.

Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.

Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás.

La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.

No deja de ser humillante para una persona de ingenio, saber que no hay tonto que no le pueda enseñar algo.

Los años enseñan muchas cosas que los días jamás llegan a conocer.

Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros.

Todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios. No puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis.

Donde hay educación no hay distinción de clases.

El colmo de la estupidez es aprender lo que luego hay que olvidar.

Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.

El hombre comienza en realidad a ser viejo cuando cesa de ser educable.

Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado.

Antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los niños. Ahora tengo seis hijos y ningún teoría.

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor.

Si das pescado a un hombre hambriento, le nutres una jornada. Si le enseñas a pescar, le nutrirás toda la vida.

La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar.

¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser fruto de la educación.

Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar.

El que no da un oficio a su hijo, le enseña a ser ladrón.

Temáticas relacionadas

Publicidad