Cita

No sé yo que haya en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.

Publicidad