Lope de Vega

(1562-1635) Poeta, novelista y dramaturgo español, conocido como el Fénix de los ingenios.

Frases célebres

La raíz de todas las pasiones es el amor. De él nace la tristeza, el gozo, la alegría y la desesperación.

No sé yo que haya en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.

No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia.

El amor tiene fácil la entrada y difícil la salida.

El querer no es elección
porque ha de ser accidente.

A nadie se le dio veneno en risa.

Donde hay amor no hay señor, que todo lo iguala el amor.

No falta razón, que esta fiesta bruta
sólo ha quedado en España,
y no hay nación que una cosa
tan bárbara e inhumana
si no es España consienta.

Celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.

¡Dios me libre de enemistades de amigos!

Con viento mi esperanza navegaba;
perdonóla la mar, matóla el puerto.

Nadie puede apartarse de la verdad sin dañarse a sí mismo.

Es cualquier libro discreto (que si cansa, de hablar deja) un amigo que aconseja y que reprende en secreto.

Que pobreza no es vileza mientras no hace cosas malas.

¡Oh, libertad gran tesoro!
porque no hay buena prisión,
aunque fuese en grillos de oro.

Que más mata esperar el bien que tarda
que padecer el mal que ya se tiene.

La muerte es cobarde para los que no la huyen y animosa para los que la temen.

No hay placer que no tenga por límite el pesar.

Quien gobierna, mal descansa.

La liberalidad es la primera hija del amor y la piedra imán más atractiva para los hierros de la voluntad.

El oro es como las mujeres, que todos dicen mal de ellas y todos las desean.

La virtud tiene en sí todas las cosas; y todas le faltan a quien no la tiene.

No hay cosa más fácil que dar consejo ni más difícil que saberlo tomar.

Que es amor dulce materia
para no sentir las horas
que por los amantes vuelan.

Publicidad