Cita

No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona.

Publicidad