Alexander Pope

(1688-1744) Poeta inglés.

Frases célebres

El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.

Las palabras son como las hojas; cuando abundan, poco fruto hay entre ellas.

¿Quién decide cuando los médicos no están de acuerdo?

Equivocarse es humano y perdonar es divino.

Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se equivocó, que es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer.

Un partido es la locura de muchos en beneficio de unos pocos.

Ocurre con la gente de mente pequeña lo mismo que con las botellas de cuello estrecho. Cuanto menos contiene, más ruido hacen al vaciarlas.

Algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto.

No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona.

Los necios admiran, los sensatos aprueban.

El pueblo es una fiera de múltiples cabezas.

Toda la naturaleza es como un arte desconocido del hombre.

Las diversiones son la felicidad de aquellos que no saben pensar.

Bienaventurado el hombre que no espera nada, porque nunca será decepcionado.

Lo que la razón teje, la pasión lo deshace.

Estar enojado es vengar las culpas de otros en nosotros mismos.

Publicidad