Frases sobre Los Defectos

Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

Nadie se desembaraza de un hábito o de un vicio tirándolo de una vez por la ventana; hay que sacarlo por la escalera, peldaño a peldaño.

La violencia es el miedo a los ideales de los demás.

¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.

Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis.

La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso.

Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.

Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

La probabilidad de hacer mal se encuentra cien veces al día; la de hacer bien una vez al año.

En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber.

El mal no es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ella.

Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo.

El primer paso de la ignorancia es presumir de saber.

Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda.

Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él, no dejándote llevar.

Cuando mejor es uno, tanto más difícilmente llega a sospechar de la maldad de los otros.

Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance.

Cínico: un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada.

Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.

Una persona perezosa es un reloj sin agujas, siendo inútil tanto si anda como si está parado.

Un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira.

El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad.

Temáticas relacionadas

Publicidad