Frases sobre la belleza

La belleza es la otra forma de la verdad.

Cualquiera que sea su parentesco, la belleza, en su desarrollo supremo, induce a las lágrimas, inevitablemente, a las almas sensibles.

La belleza es la frente, el amor, la corona.

Nada posible es bello, sólo lo real es bello.

En una bandada de blancas palomas, un cuervo negro añade más belleza incluso que el candor de un cisne.

La belleza es el resultado de una selección sexual.

Lo bello es siempre raro. Lo que no es ligeramente deforme presenta un aspecto inservible.

La belleza es como la fruta estival: fácil de corromper y de corta duración.

¿Qué es la belleza? Una convención, una moneda que tiene curso en un tiempo y en un lugar.

La belleza del hombre está o en la sonoridad, o en el significado.

La belleza, cuanto menos vestida, mejor vestida está.

La belleza es una carta de recomendación a corto plazo.

No estoy seguro de nada excepto de la santidad del afecto del Corazón y la verdad de la Imaginación. Aquello que la imaginación capta como Belleza ha de ser verdad, haya existido antes o no.

La belleza es una idea nueva, que no se puede imaginar y la realidad nos presenta.

No veo la miseria que hay, sino la belleza que aún queda.

Siempre me ha indignado que se crea que tres números pueden expresar la belleza de una mujer, lo que ha costado tantos endecasílabos a los poetas.

Me he preguntado sobre cómo descubrimos la belleza que reside en el interior de la gente, y las extrañas maneras que el mundo tiene para hacer que esta belleza salga al exterior.

Todo es bello, o tiene su belleza. Hay que hablar de un cerdo como de una flor.

Diez miradas para ver la belleza que se presenta entre un sueño y una catástrofe.

La belleza del cuerpo muchas veces es indicio de la hermosura del alma.

La belleza sólo le pertenece al que la entiende, no al que la tiene.

Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa.

La belleza del fruto está en proporción del tiempo que transcurre entre la semilla y la recolección.

Que procedas del cielo o del infierno, qué importa,
¡Oh, Belleza! ¡monstruo enorme, horroroso, ingenuo!
Si tu mirada, tu sonrisa, tu pie me abren la puerta
De un infinito que amo y jamás he conocido.

Publicidad