Miguel de Cervantes

(1547-1616) Miguel de Cervantes Saavedra. Escritor español. Autor de la obra "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha"

Frases célebres

Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas.

¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso.

Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.

Señor, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado, se vuelven bestias.

Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.

El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no debe quejarse si se pasa.

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.

Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba.

Puede haber amor sin celos, pero no sin temores.

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmalazado.

Amistades que son ciertas nadie las puede turbar.

Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón.

La buena y verdadera amistad no debe ser sospechosa en nada.

En los principios amorosos los desengaños prestos suelen ser remedios calificados.

Sé breve en tus razonamientos, que ninguno hay gustoso si es largo.

Dos linajes solos hay en el mundo, como decía una agüela mía, que son el tener y el no tener.

Donde una puerta se cierra, otra se abre.

Alguno se estima atrevido, cuando con otros se compara. Algunos creo que hubo tan discretos que no acertaron a compararse sino a sí mismos.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.

La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.

Las honestas palabras nos dan un claro indicio de la honestidad del que las pronuncia o las escribe.

¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo!

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.

Publicidad