Frases sobre El Fortuna

El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no debe quejarse si se pasa.

Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba.

Más de un hombre hubiera sido peor si su fortuna hubiese sido mejor.

He sido un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil.

Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.

El hombre que hace su fortuna en un año debería ser ahorcado doce meses antes.

La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, y muy estrecho nos oprime.

Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó.

Cuando la muerte ha igualado las fortunas, las pompas fúnebres no deberían diferenciarlas.

La fortuna se cansa de llevar siempre a un mismo hombre sobre las espaldas.

No solamente es ciega la fortuna, sino que de ordinario vuelve también ciegos a aquellos a quienes acaricia.

Jamás viene la fortuna a manos llenas, ni concede una gracia que no haga expirar con un revés.

La fortuna juega a favor de una mente preparada.

A menudo, la fortuna nos hace pagar muy caro lo que creemos que nos ha regalado.

Hay personas a las que la fortuna no les procura más que miedo de perderla.

Para amasar una fortuna no se requiere ingenio, lo preciso es carecer de delicadeza.

La fortuna no está hecha para los poltrones y para alcanzarla, antes que mantenerse bien sentado hay que correr tras ella.

La fortuna llega en algunos barcos que no son guiados.

No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada.

Solamente cuando madura cae el fruto de la fortuna.

Es falso que se haya hecho fortuna, cuando no se sabe disfrutarla.

Cuando acude la buena dicha, acude para todo, y lo mismo cuando la desdicha acude.

Y rara vez la suerte en su vaivenes
conforma las edades con los bienes.

La Fortuna da demasiado a muchos, pero a ninguno bastante.

Publicidad