Frases sobre la prensa

Un periódico consta siempre del mismo número de palabras, haya noticias o no las haya.

El periodismo consiste esencialmente en decir 'lord Jones ha muerto' a gente que no sabía que lord Jones estaba vivo.

El periodismo musical consiste en gente que no sabe escribir entrevistando a gente que no sabe hablar para gente que no sabe leer.

Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad.

La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no es leída.

El periodismo es el mejor oficio del mundo.

El periódico es una tienda en que se venden al público las palabras del mismo color que las quiere.

Los periodistas deben criticar, pero no azotar a nadie.

Los periódicos en España se hacen, en primer lugar para que los lean los periodistas; luego los banqueros; más tarde, para que el poder tiemble y, por último e inexistente término, para que los hojee el público.

Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma.

La gente generalmente confunde lo que leen en los periódicos con las noticias.

El periodismo es grande. Cada periodista ¿no es un regulador del mundo, si lo persuade?

La literatura es el arte de escribir algo que se lee dos veces; el periodismo, el de escribir algo que se lee una vez.

Los periódicos son los archivos de las bagatelas.

Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala.

La prensa es la artillería de la libertad.

El periodista de investigación es a menudo indispensable para el bienestar de la sociedad, pero sólo si sabe cuando dejar de investigar.

Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.

Si tuviera que decidir si debemos tener un gobierno sin periódicos o periódicos sin gobierno, no dudaría en preferir lo segundo.

Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.

Con una hábil manipulación de la prensa, pueden hacer que la víctima parezca un criminal y el criminal, la víctima.

Los periódicos son los ferrocarriles de la mentira.

Publicidad