Arturo Graf

(1848-1913) Escritor y poeta italiano.

Frases célebres

El que en un arte ha llegado a maestro puede prescindir de las reglas.

No tardará en transigir con el fin quien está dispuesto a transigir con los medios.

Más instructivos son los errores de las grandes inteligencias que las verdades de los ingenios mediocres.

La religión debería servir más para dar ánimos a los buenos que para aterrorizar a los malos.

Cuanto más posee el hombre, menos se posee a sí mismo.

A veces conviene cerrar un ojo, pero no es prudente cerrar ambos a la vez.

¡Pobre del amor a quien la fantasía abandona!

El que se fía de cualquiera demuestra poca discreción y sensatez: el que de nadie se fía muestra tener todavía menos.

El arte es bajo cierto aspecto una crítica de la realidad.

Si pretendes y te esfuerzas en agradar a todos, acabarás por no agradar a nadie.

Quién más se mueve, menos obra.

Los deseos son como los peldaños de una escalera, que cuanto más subes, tanto menos contento te hallas.

Tiene mejor conocimiento del mundo, no el que más ha vivido, sino el que más ha observado.

Son más instructivos los errores de los grandes intelectos que las verdades de los mediocres.

Las naturalezas inferiores repugnan el merecido castigo; las medianas se resignan a él; las superiores lo invocan.

No es fiéis del que de nadie se fía.

Nada más fácil que hacerse aplaudir por la canalla.

Para hacer política justa y sana no basta conocer los hombres; es necesario también amarlos.

La política es demasiado a menudo el arte de traicionar los intereses reales y legítimos, y de crear otros imaginarios e injustos.

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender.

Publicidad