Frases sobre La Política

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad.

Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.

La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir.

Para los que no tenemos creencias, la democracia es nuestra religión.

Los políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río.

La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos.

La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.

La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las órdenes.

Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia.

El que no se atreve a ser inteligente, se hace político.

El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo.

Tras un recuento electoral, sólo importa quién es el ganador. Todos los demás son perdedores.

Si hubiera una nación de dioses, éstos se gobernarían democráticamente; pero un gobierno tan perfecto no es adecuado para los hombres.

La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema.

La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas.

Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado.

Democracia significa gobierno por los que no tienen educación, y aristocracia significa gobierno por los mal educados.

Nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero.

La dictadura se presenta acorazada porque ha de vencer. La democracia se presenta desnuda porque ha de convencer.

Los grandes políticos deben su reputación, cuando no a la pura casualidad, a circunstancias que ellos mismos no podían prever.

Si quieres ganar un adepto para tu causa, convéncelo primero de que eres su amigo sincero.

El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.

La alternancia fecunda el suelo de la democracia.

Temáticas relacionadas

Publicidad