Heinrich Heine

(1797-1856) Poeta alemán.

Frases célebres

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.

Los sabios emiten ideas nuevas; los necios las expanden.

Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía.

Dios me perdonará: es su oficio.

Todavía no se ha descubierto la brújula para navegar en la alta mar del matrimonio.

Un amigo me preguntaba porqué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije: "Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión".

Dios nos ha dado la lengua para que podamos decir cosas amables a nuestros amigos y duras verdades a nuestros enemigos.

Bien mirados, todos nos ocultamos, completamente desnudos, en los vestidos que usamos.

Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres.

Construye tu cabaña en el valle, pero nunca lo hagas en la cima.

Todo delito que no se convierte en escándalo no existe para la sociedad.

Donde se quiere a los libros también se quiere a los hombres.

Los ángeles lo llaman placer divino; los demonios, sufrimiento infernal; los hombres, amor.

Para ser amado de todo corazón... hay que sufrir.

La experiencia es una buena escuela, pero la matrícula es muy cara.

Publicidad