Frases sobre la cortesía

Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien.

Los temores, las sospechas, la frialdad, la reserva, el odio, la traición, se esconden frecuentemente bajo ese velo uniforme y pérfido de la cortesía.

La cortesía es como el aire de los neumáticos: no cuesta nada y hace más confortable el viaje.

Difícil es decir cuánto concilia los ánimos humanos la cortesía y la afabilidad al hablar.

La educación y la cortesía abren todas las puertas.

La cortesía es conducirse de modo que los demás queden satisfechos de nosotros y de ellos mismos.

Quien no sabe mostrarse cortés, va al encuentro de los castigos de la soberbia.

Hablar con mucha cortesía a veces conquista y otras empalaga.

En las cortesías antes se ha de pecar por carta de más que de menos.

La cortesía es en realidad la forma más eficaz de desprecio.

La cortesía es, ante todo, un buen negocio. Y que se ha de tener, sino en atención a los demás, por puro egoísmo.

El hombre que se muestre solícito y cortés con un extranjero demuestra que es ciudadano del mundo.

Publicidad