Frases sobre el deseo

Donde acaba el deseo comienza el temor.

Los deseos se tienen, no se piden. Lo que se pide es el objeto del deseo.

El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas.

Los deseos deben obedecer a la razón.

Prohibir algo es despertar el deseo.

No se desea lo que no se conoce.

Creo que sí mirásemos siempre al cielo acabaríamos por tener alas.

A nadie cuesta más que a aquel que mucho desea.

Toda la actividad humana está motivada por el deseo o el impulso.

Para sentirse, no diremos seguros, pero animados y tranquilos a lo largo de la vida, hay que desear poco y esperar todavía menos.

¡Mi único deseo es conocer el mundo y las comedias que en él se representan!.

Si el hombre alcanzara la mitad de los deseos que tiene, redoblaría sus inquietudes.

El que se alimenta de deseos reprimidos finalmente se pudre.

Los hombres tienden a plantear sus deseos ante quienes consideran que es milagrosamente superior a ellos, por una vía de fe o por otra.

Desear lo mejor, recelar lo peor y tomar lo que viniere.

¡Oh que aprisa piensa un vehemente deseo que no hay más que lo que piensa!

Los deseos son como los peldaños de una escalera, que cuanto más subes, tanto menos contento te hallas.

Cuando uno se acostumbra a no conseguir nunca lo que desea, ¿Sabes qué pasa? Que acaba por no saber incluso lo que quiere.

No hay nada más fácil que el autoengaño. Ya que lo que desea cada hombre es lo primero que cree.

Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho.

Las melodías conocidas dulces son, pero las desconocidas aún son más dulces.

Nuestro deseo desprecia y abandona lo que tenemos para correr detrás de lo que no tenemos.

Ten fe ciega, no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas.

Cuando dos hombres desean la misma cosa que no pueden gozar juntos se convierten en enemigos.

Publicidad