Frases sobre la educación

Educación es lo que la mayoría recibe, muchos transmiten y pocos tienen.

Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él.

Abrid escuelas y se cerraran cárceles.

Si existiera algo que quisiéramos cambiar en los chicos, en primer lugar deberíamos examinarlo y observar si no es algo que podría ser mejor cambiar en nosotros mismos.

La tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos.

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual.

La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la Humanidad?

La educación es el desarrollo en el hombre de toda la perfección de que su naturaleza es capaz.

Un ser no está completo hasta que no se educa.

La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser.

No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores.

El principio de la educación es predicar con el ejemplo.

Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad.

La educación de la mujer no puede llamarse tal educación, sino doma, pues se propone por fin la obediencia, la pasividad y la sumisión.

Un hombre educado es el que tiene los amores y los odios juntos.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.

Quizá la obra educativa que más urge en el mundo sea la de convencer a los pueblos de que su mayores enemigos son los hombres que les prometen imposibles.

La educación ha logrado que las personas aprendan a leer, pero es incapaz de señalar lo que vale la pena leer.

La educación es por lo menos una forma de culto de la voluntad, no de cobarde culto del hecho.

La instrucción primaria obligatoria es el derecho del niño.

Fórmate tú en vez de esperar a que te formen y modelen.

La educación es la trasmisión de la civilización.

La única educación eterna es esta: estar lo bastante seguro de una cosa para decírsela a un niño.

Los niños necesitan más de modelos que de críticos.

Publicidad