Frases sobre la educación

Lo poco que he aprendido carece de valor, comparado con lo que ignoro y no desespero en aprender.

Muchos estudiantes toman al estudio como un líquido que hay que tragar, y no como un sólido que debe masticarse. Luego se preguntan por qué proporciona tan poco nutrimento real.

No ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor.

Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.

Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.

Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo.

Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía.

La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.

Quisiera vivir para estudiar, no estudiar para vivir.

Si quieres aprender, enseña.

Por cada persona que quiere enseñar, hay, aproximadamente, treinta personas que no quieren aprender.

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo.

La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón.

La letra con sangre entra.

El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para ser gobernados por los demás.

La Universidad debiera insistirnos en lo antiguo y en lo ajeno. Si insiste en lo propio y lo contemporáneo, la Universidad es inútil, porque está ampliando una función que ya cumple la prensa.

Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñes.

La parte más importante de la educación del hombre es aquella que él mismo se da.

En el estudio no existe la saciedad.

La educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios.

Uno de los principales objetivos de la educación debe ser ampliar las ventanas por las cuales vemos al mundo.

Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él.

La educación, más que cualquier otro recurso de origen humano, es el gran igualador de las condiciones del hombre, el volante de la maquinaria social.

Temáticas relacionadas

Publicidad