Frases sobre El Trabajo

Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.

No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario.

Mira si será malo el trabajo, que deben pagarte para que lo hagas.

Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender como se hace.

Todas las personas tienen la disposición de trabajar creativamente. Lo que sucede es que la mayoría jamás lo nota.

La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.

El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

El hombre que me da trabajo, al que tengo que sufrir, este hombre es mi dueño, llámelo como lo llame.

Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.

Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio.

Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.

Dichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición.

Si no puedes trabajar con amor sino sólo con desgana, mejor será que abandones el trabajo y te sientes a la puerta del templo a recibir limosna de los que trabajan con alegría.

Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos.

El trabajo ayuda siempre, puesto que trabajar no es realizar lo que uno imaginaba, sino descubrir lo que uno tiene dentro.

Un aumento de sueldo es como un martini: sube el ánimo, pero sólo por un rato.

El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento.

Si todo el año fuese fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar.

Trabajar constituye un deber indispensable para el hombre social. Rico o pobre, poderoso o débil, todo ciudadano ocioso es un ladrón.

Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado.

El trabajo y la lucha llaman siempre a los mejores.

Nadie que esté entusiasmado con su trabajo puede temer nada de la vida.

El genio comienza las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba.

Temáticas relacionadas

Publicidad