Frases sobre el optimismo

Un optimista es el que cree que todo tiene arreglo. Un pesimista es el que piensa lo mismo, pero sabe que nadie va a intentarlo.

El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.

No anticipéis las tribulaciones ni temáis lo que seguramente no os puede suceder. Vivid siempre en un ambiente de optimismo.

Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.

El optimista tiene siempre un proyecto; el pesimista, una excusa.

No soy pesimista. Soy un optimista bien informado.

Mi pesimismo no es sino una variedad del optimismo.

El pesimismo conduce a la debilidad; el optimismo al poder.

El primer paso para la solución de los problemas es el optimismo. Basta creer que se puede hacer algo para tener ya medio camino hecho y la victoria muy cercana.

A mal tiempo, buena cara.

El optimismo es la creencia de que todo es hermoso.

No hay mal que por bien no venga.

Mantén tu rostro hacia la luz del sol y no verás la sombra.

La razón de que todos seamos tan amigos de pensar bien de los demás, es que todos tememos por nosotros mismos. La base del optimismo es simplemente el miedo.

El pesimista sabe rebelarse contra el mal. Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.

Optimista es el que os mira a los ojos, pesimista, el que os mira a los pies.

Toma las cosas por el lado bueno.

No soy optimista, quiero ser optimista.

La vida tiene su lado sombrío y su lado brillante; de nosotros depende elegir el que más nos plazca.

Optimista es aquel que cree que todo está bien menos el pesimista; y, pesimista, aquel que cree que todo está mal, excepto él mismo.

Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa.

La condición esencialísima para ser optimista, es tener una absoluta confianza en sí mismo.

Un pesimista es un optimista con experiencia.

Publicidad