Frases sobre El Progreso

Dos cosas contribuyen a avanzar: ir más deprisa que los otros o ir por el buen camino.

El progreso y el desarrollo son imposibles si uno sigue haciendo las cosas tal como siempre las ha hecho.

No puede conseguirse ningún progreso verdadero con el ideal de facilitar las cosas.

Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos.

El verdadero progreso social no consiste en aumentar las necesidades, sino en reducirlas voluntariamente; pero para eso hace falta ser humildes.

La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices.

El verdadero progreso es el que pone la tecnología al alcance de todos.

No progresas mejorando lo que ya esta hecho, sino esforzándote por lograr lo que aun queda por hacer.

No existe una mejor prueba del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación.

El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable.

Los mayores progresos de la civilización se experimentan inicialmente como sus peores amenazas.

La humanidad progresa. Hoy solamente quema mis libros; siglos atrás me hubieran quemado a mi.

Todo progreso está basado en el deseo universal e innato por parte de cada organismo de vivir por encima de sus posibilidades.

Para progresar no basta actuar, hay que saber en qué sentido actuar.

El verdadero progreso consiste en renovarse.

El día que el hombre se diese cuenta de sus profundas equivocaciones, habría terminado el progreso de la ciencia.

El progreso social puede ser medido por la posición social del sexo femenino.

Nadie puede usar la palabra progreso si no tiene un credo definido y un férreo código moral… Porque la misma palabra "progreso" indica una dirección; y en el mismo momento en que, por poco que sea, dudamos respecto a la dirección, pasamos a dudar en el mismo grado del progreso.

Mil cosas avanzan. Novecientas noventa y nueve retroceden. Esto es el progreso.

El que niega el progreso es un impío; el que niega el progreso niega la providencia, pues providencia y progreso son la misma cosa, y el progreso no es más que uno de los nombres humanos del Dios Eterno.

Condenar el progreso en todo es olvidarse de los vergeles que ha hecho posible la desalinización del agua de mar, idealizarlo es olvidarse de Hiroshima.

El progreso consiste en renovarse.

Sólo los tontos han creado progresos en el mundo, porque los listos se han adaptado a lo que había sin necesidad de inventar.

Al progreso no hay quien lo pare. Dios creó el mundo en seis días. ¿Y que tenemos hoy? La semana de cinco días.

Publicidad