Frases sobre El Tiempo

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.

La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado.

El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto.

La gente joven está convencida de que posee la verdad. Desgraciadamente, cuando logran imponerla ya ni son jóvenes ni es verdad.

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.

Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura.

Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van.

Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.

Pierde una hora por la mañana y la estarás buscando todo el día.

Como no tenemos nada más precioso que el tiempo, no hay mayor generosidad que perderlo sin tenerlo en cuenta.

El futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea.

Coged las rosas mientras podáis
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta...

El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.

De mis disparates de juventud lo que más pena me da no es el haberlos cometido, sino el no poder volver a cometerlos.

Nunca es tarde para bien hacer; haz hoy lo que no hiciste ayer.

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.

La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras.

Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.

A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas.

El amor hace pasar el tiempo; el tiempo hace pasar el amor

Vosotros, los europeos, tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo.

Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.

Temáticas relacionadas

Publicidad