Frases sobre El Tiempo

Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida.

Yo no sé quien fue mi abuelo; me importa mucho más saber quien será su nieto.

Muchas personas no cumplen los ochenta porque intentan durante demasiado tiempo quedarse en los cuarenta.

He llegado por fin a lo que quería ser de mayor: un niño.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.

Demasiado libertinaje en la juventud seca el corazón, y demasiada continencia atasca el espíritu.

Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida.

Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.

Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta.

Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y corrompido, escribe cosas dignas de leerse, o haz cosas dignas de escribirse.

Cuanto más se envejece más se parece la tarta de cumpleaños a un desfile de antorchas.

No pienso nunca en el futuro porque llega muy pronto.

La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven.

Añorar el pasado es correr tras el viento.

No soy tan joven como para saberlo todo.

Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad.

No se nace joven, hay que adquirir la juventud. Y sin un ideal, no se adquiere.

Hemos preparado a los hombres para pensar en el futuro como una tierra prometida que alcanzan los héroes, no como lo que cualquiera alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga.

La diferencia entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una ilusión persistente.

Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un modo de preservar a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes.

Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo.

Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos.

Temáticas relacionadas

Publicidad