Frases sobre El Vicios

Nadie se desembaraza de un hábito o de un vicio tirándolo de una vez por la ventana; hay que sacarlo por la escalera, peldaño a peldaño.

La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso.

Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

Ceder a un vicio cuesta más que mantener una familia.

Todos los vicios, con tal de que estén de moda, pasan por virtudes.

Nuestras virtudes son, a menudo, hijas bastardas de nuestros vicios.

Ninguno nace libre de vicios; y el hombre más perfecto es aquel que sólo tiene los pequeños.

Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos.

Todo vicio trae siempre su consiguiente excusa.

Los hombres aman sus vicios y al mismo tiempo los odian.

Yo no bebo, no fumo, no escucho la radio, no me drogo, como poco. Yo diría que mis únicos vicios son El Quijote, La divina comedia y no incurrir en la lectura de Enrique Larreta ni de Benavente.

Quien vive entre los deleites y los vicios ha de expiarlos luego con la humillación y la miseria.

Toda necesidad se calma y todo vicio crece con la satisfacción.

Bueno es carecer de vicios, pero es muy malo no tener tentaciones.

Los hombres que tienen los mismos vicios se sostienen mutuamente.

El camino del vicio no solamente se desliza, sino que se precipita hacia abajo.

La carencia de vicios añade muy poco a la virtud.

El más irreprochable de los vicios es hacer el mal por necedad.

Me avergüenzo de esos filósofos que no quieren desterrar ningún vicio si no está castigado por el juez.

La sangre se hereda, el vicio se apega.

Los vicios se aprenden sin maestro.

Ha sido mi experiencia que gente que no tiene vicios tiene muy pocas virtudes.

La gente, en general, soporta mucho mejor que se hable de sus vicios y crímenes, que de sus fracasos y debilidades.

Si todos los años extirparamos un solo vicio, pronto llegaríamos a ser hombres perfectos.

Publicidad