Frases sobre la esperanza

La esperanza es una virtud cristiana que consiste en despreciar todas las miserables cosas de este mundo en espera de disfrutar, en un país desconocido, deleites ignorados que los curas nos prometen a cambio de nuestro dinero.

Si la mañana no nos desvela para nuevas alegrías y, si por la noche no nos queda ninguna esperanza, ¿es que vales la pena vestirse y desnudarse?

Las decepciones no matan, y las esperanzas hacen vivir.

La esperanza no es ni realidad ni quimera. Es como los caminos de la Tierra: sobre la Tierra no había caminos; han sido hechos por el gran número de transeúntes.

La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún.

En la adversidad una persona es salvada por la esperanza.

¿Cual es el sueño de los que están despiertos?. La esperanza.

El que vive de esperanzas, muere de sentimiento.

Quien ha perdido la esperanza ha perdido también el miedo: tal significa la palabra "desesperado".

La esperanza vieja es la más dura de perder.

Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas.

De la igualdad de habilidades surge la igualdad de esperanzas en el logro de nuestros fines.

Sin esperanza se encuentra lo inesperado.

El que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre.

El ocaso de una gran esperanza es como el ocaso del sol: con ella se extingue el esplendor de nuestra vida.

Los vuelos naturales del espíritu humano no van de placer a placer, sino de una esperanza a otra.

El infierno es esperar sin esperanza.

La esperanza es como el sol, que arroja todas las sombras detrás de nosotros.

La esperanza de una felicidad eterna e incomprensible en otro mundo, es cosa que también lleva consigo el placer constante.

La esperanza es un buen desayuno pero una mala cena.

El temor y la esperanza nacen juntos y juntos mueren.

La esperanza del bien es ya un gran bien.

Con viento mi esperanza navegaba;
perdonóla la mar, matóla el puerto.

Los pueblos viven sobre todo de esperanzas. Sus revoluciones tiene por objeto sustituir con esperanzas nuevas las antiguas que perdieron su fuerza.

Publicidad