Frases sobre la esperanza

La esperanza del bien es ya un gran bien.

No hay condición tan baja que no tenga esperanzas, ni ninguna tan alta que no inspire temor.

Aunque tengamos la evidencia de que hemos de vivir constantemente en la oscuridad y en las tinieblas, sin objeto y sin fin, hay que tener esperanza.

Los pueblos viven sobre todo de esperanzas. Sus revoluciones tiene por objeto sustituir con esperanzas nuevas las antiguas que perdieron su fuerza.

Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición.

Con viento mi esperanza navegaba;
perdonóla la mar, matóla el puerto.

Grabad esto en vuestro corazón: cada día es el mejor del año.

Mientras las cosas son realmente esperanzadoras, la esperanza es un nuevo halago vulgar: sólo cuando todo es desesperado la esperanza empieza a ser completamente una fuerza.

Más vale buena esperanza que ruin posesión.

La esperanza nos sostiene, pero como sobre una cuerda tirante.

La esperanza es un empréstito que se le hace a la felicidad.

La esperanza ha contribuido a perder al género humano.

La esperanza es un gran falsificador.

Mi querida más fiel fue la esperanza
que me suele engañar y no me deja.

Hay que abrir a todo colombiano una esperanza cierta, una oportunidad operante, una expectativa legitima.

La providencia nos ha dado el sueño y la esperanza como compensación a los cuidados de la vida.

Todo hombre no vive más que por lo que espera.

Que más mata esperar el bien que tarda
que padecer el mal que ya se tiene.

No hay que ser pesimista ni tener esperanza.

Hoy es siempre todavía.

Todas mis esperanzas están en mí.

Me niego a aceptar la idea de que la humanidad está trágicamente vinculada a la opaca medianoche del racismo y de la guerra, que hacen imposible alcanzar el amanecer de la paz y la fraternidad.

Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.

Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca perder la infinita esperanza.

Publicidad