Frases sobre La Infancia

El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras.

Jamás ha habido un niño tan adorable que la madre no quiera poner a dormir.

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro.

La niñez es la etapa en que todos los hombres son creadores.

El mejor olor, el del pan; el mejor sabor, el de la sal; el mejor amor, el de los niños.

Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.

He llegado por fin a lo que quería ser de mayor: un niño.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.

Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.

Si la ayuda y la salvación han de llegar sólo puede ser a través de los niños. Porque los niños son los creadores de la humanidad.

Cada niño que viene al mundo nos dice: "Dios aún espera del hombre".

Los niños son siempre el símbolo del eterno matrimonio entre el amor y el deseo.

Los niños adivinan qué personas los aman. Es un don natural que con el tiempo se pierde.

Siempre hay un momento en la infancia en el que se abre una puerta y deja entrar al futuro.

Cuando el niño destroza su juguete, parece que anda buscándole el alma.

Que ni una palabra ni una mirada obscena manchen la casa en donde haya un niño.

Lo que pongas en los primeros años de tu vida quedará en ella hasta más allá de la muerte.

En cada niño nace la humanidad.

Los juegos infantiles no son tales juegos, sino sus más serias actividades.

Donde hay niños, existe la Edad de Oro.

Quienes comparten nuestra niñez, nunca parecen crecer.

Los niños son la esperanza del mundo.

Publicidad