Frases sobre la maldad

El número de malhechores no autoriza el crimen.

Lo malo cuando se finge bueno, es pésimo.

No hagáis el mal y no existirá.

El mayor número de los males que sufre el hombre proviene del hombre mismo.

La maldad no es algo sobrehumano, es algo menos que humano.

No intentes curar el mal por medio del mal.

El hombre malo puede decantarse a veces hacia el lado de la razón; pero le resulta casi imposible no hacer cuanto conviene para inclinarse a la maldad.

Acusar a la maldad de los tiempos es excusarnos a nosotros mismos.

Cuando tengo que elegir entre dos males, siempre prefiero aquel que no he probado.

La omisión del bien no es menos reprensible que la comisión del mal.

Nadie se hizo perverso súbitamente.

Una mala causa será defendida siempre con malos medios y por hombres malos.

El mal es árbol que crece y que cortado retoña.

El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa.

Las cosas funcionan mal si les falta la caricia de la piel humana.

No hay maldad tan mala como la que nace de la semilla del bien.

Quien al poder se acoja de un malvado,
será, en vez de feliz, un desdichado.

El mal, en cualquier forma que tome dentro de lo humano, no tiene significación alguna para una alma fuerte, aplomada y segura de sí misma.

La maldad es una forma de vida. Tenemos que superarla, tenemos que dejarla atrás. Queremos vivir.

Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Sabía que tanto el bien como el mal son cosas rutinarias, que lo temporal se prolonga, que lo interior se filtra al exterior y que a la larga la máscara se convierte en rostro.

El mal existe, pero no sin el bien, como la sombra existe, pero no sin la luz.

Los que intentan hacer de este mundo un lugar peor, no se toman ni un día libre ¿Por qué lo iba hacer yo?. Hay que iluminar la oscuridad.

La creencia en algún tipo de maldad sobrenatural no es necesaria. Los hombres por sí solos ya son capaces de cualquier maldad.

Publicidad