Frases sobre La Política

Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible.

La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos.

La democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos.

El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra.

La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás.

En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela.

Solamente con que los políticos y los científicos fueran un poco más vagos, ¿cuánto más felices seríamos todos?.

La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.

Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón.

Bajo el capitalismo, el hombre explota al hombre. Bajo el comunismo, es justo al contrario.

La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez.

Dictadura: Sistema de gobierno en el que lo que no está prohibido es obligatorio.

El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan.

Todos los males de la democracia pueden curarse con más democracia.

Cuando la lucha entre facciones es intensa, el político se interesa, no por todo el pueblo, sino por el sector a que él pertenece. Los demás son, a su juicio, extranjeros, enemigos, incluso piratas.

La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el respeto del hombre como ser racional.

A las dictaduras les pasa lo que a las bicicletas; si se paran, se caen.

No es tarea fácil dirigir a hombres; empujarlos, en cambio, es muy sencillo.

Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse.

La democracia otorga a cada uno de los hombres el derecho a ser el opresor de sí mismo.

Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios.

La política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación

La ciudad (polis) es una de las cosas que existen por naturaleza; y el hombre es, por naturaleza, un animal político.

La política ha dejado de ser una política de ideales para convertirse en una política de programas.

Temáticas relacionadas

Publicidad