Frases sobre La Verdad

La verdad no siempre es bonita, pero el hambre de ella sí.

Hay verdades que uno sólo puede decir después de haberse ganado el derecho a decirlas.

La verdad siempre se halla en la simplicidad y no en la multiplicidad y confusión de las cosas.

Me gusta más la verdad cuando soy yo quien la descubre que cuando es otro quien me la muestra.

La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad.

Algo desagradable se aproxima cuando los hombres están ansiosos por decir la verdad.

Sólo la verdad perdurará, todo lo demás será aniquilado antes de que cambie la marea del tiempo.

Quizá esté yo equivocado y tú en lo cierto, quizá con un esfuerzo a la verdad nos acerquemos.

No todas las verdades son para todos los oídos.

¿Qué impide decir la verdad con humor?

A los vivos les debemos respeto pero a los muertos solo les debemos la verdad.

En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario.

Repito con la más vehemente convicción: la verdad está en camino, y nada la detendrá.

Amar la verdad por amor a la verdad es la parte principal de la perfección humana en este mundo, y la semilla principal de todas las otras virtudes.

Ama la verdad, pero perdona el error.

El mayor amigo de la verdad es el tiempo; su más encarnizado enemigo, el prejuicio.

¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior.

No hay verdades absolutas; todas las verdades son medias verdades. El mal surge de quererlas tratar como verdades absolutas.

A pesar de ser un solitario mi conciencia de pertenecer a la comunidad invisible de aquellos que luchan por la verdad, la belleza y la justicia me ha impedido sentirme aislado.

Se puede pecar contra la verdad lo mismo por omisiones calculadas como por informaciones inexactas.

Sólo en soledad se siente la sed de la verdad.

Si Dios es Dios y el ser humano una criatura hecha a imagen de la inteligencia divina, su función más noble es la búsqueda de la verdad.

En el mundo no hay nada tan difícil como la franqueza y nada tan fácil como la lisonja.

Yo amo la verdad, quiero y deseo que todos me la digan.

Publicidad