Frases sobre La Vida

Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir.

La vida no merece que uno se preocupe tanto.

Vive de manera que puedas mirar fijamente a los ojos de cualquiera y mandarlo al diablo.

¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?.

La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia adelante.

Vivimos bajo el mismo techo, pero ninguno tenemos el mismo horizonte.

La vida es dulce o amarga; es corta o larga. ¿Qué importa? El que la goza la halla corta, y el que la sufre la halla larga.

La existencia es un viaje en el que no existen los caminos llanos: todo son subidas o bajadas.

La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.

La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada.

A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.

¡Ay que larga es esta vida! / ¡qué duros estos destierros! / ¡esta cárcel, estos hierros / en que el alma está metida! / Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, / que me muero porque no muero.

Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar. Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.

Es curioso que la vida, cuanto más vacía, más pesa.

Quien crea que su propia vida y la de sus semejantes está privada de significado no es sólo infeliz, sino que apenas es capaz de vivir.

Nacemos llorando, vivimos quejándonos y morimos desilusionados.

La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido.

La vida carece de valor si no nos produce satisfacciones. Entre éstas, la más valiosa es la sociedad racional, que ilustra la mente, suaviza el temperamento, alegra el ánimo y promueve la salud.

Cuanto más vivo, más maravillosa se vuelve la vida.

Piensa que cada día puede ser el último.

Vivir es lo más raro de este mundo, pues la mayor parte de los hombres no hacemos otra cosa que existir.

La vida es un gorro; unos se lo ponen, otros se lo quitan.

La vida exige a todo individuo una contribución y depende del individuo descubrir en qué consiste.

Algunas personas enfocan su vida de modo que viven con entremeses y guarniciones. El plato principal nunca lo conocen.

Temáticas relacionadas

Publicidad