Frases sobre La Enemistad

Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.

Perdona a tus enemigos, pero jamás olvides su nombre.

Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo; no sea que te chamusques a ti mismo.

Los amigos se suelen considerar sinceros; los enemigos realmente lo son: por esta razón es un excelente consejo aprovechar todas sus censuras para conocernos un poco mejor a nosotros mismos, es algo similar a cuando se utiliza una amarga medicina.

A quien amigos tiene por millones ninguno sobrará; el que tan sólo un enemigo cuenta por doquier lo encontrará.

¿Acaso no destruimos a nuestros enemigos cuando los hacemos amigos nuestros?

Sólo temo a mis enemigos cuando empiezan a tener razón.

¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?

Hay que acostumbrarse a vivir con los enemigos, ya que no a todos podemos hacerles nuestros amigos.

Las enemistades ocultas y silenciosas, son peores que las abiertas y declaradas.

Si no tienes enemigos es señal que la fortuna te ha olvidado.

No conozco mayor enemigo del hombre que el que es amigo de todo el mundo.

Todos nuestros enemigos son mortales.

Vale la pena conocer al enemigo... entre otras cosas por la posibilidad de que algún día se convierta en un amigo.

Quien no tiene enemigos, tampoco suele tener amigos.

¡Dios me libre de enemistades de amigos!

Toma consejo de tu enemigo.

Nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. Nada puede destruir a la Humanidad, excepto la Humanidad misma.

Los peores enemigos son los que aprueban siempre todo.

Para quien ama la lisonja, es enemigo quien no es adulador.

La Biblia enseña a amar a nuestros enemigos como si fueran nuestros amigos, posiblemente porque son los mismos.

No hay contra el desleal seguro puerto / ni enemigo mayor que el encubierto.

Criados, enemigos pagados.

A enemigo que huye, puente de plata

Publicidad