Frases sobre el gobierno

Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda.

Hay muy pocos que sean tan necios que no prefieren gobernarse a sí mismos antes que ser gobernados por otros.

Los gobiernos son velas; el pueblo, el viento; el Estado, la nave, y el tiempo, el mar.

Arréglese al estado como se conduce a la familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.

Los partidos son un mal inherente a los gobiernos libres.

El gobierno no descansa en la fuerza, el gobierno es la fuerza; descansa en el consentimiento, o en una concepción de la justicia.

Hay ocasiones en que un gobierno debe ser liberal y otras en que debe ser dictatorial: aquí todo cambia y no hay eternidad.

No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico.

El arte de un príncipe consiste en hacer el bien personalmente y el mal por segunda mano.

Quien gobierna, mal descansa.

La excelencia de un gobierno no se juzga por su orden.

Cuando un pueblo se ha vuelto incapaz de gobernarse a sí mismo y está en condiciones para someterse a un amo, poco importa de dónde procede éste.

El mejor gobierno es el que desea hacer feliz al pueblo y sabe cómo lograrlo.

El mejor gobierno es el que se hace innecesario.

Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los astros dan vueltas a su alrededor.

Aprende a gobernarte a ti mismo antes de gobernar a los otros.

Las instituciones pasan por tres períodos: el del servicio, el de los privilegios y el del abuso.

Para gobernar se precisa firmeza, pero también mucha flexibilidad y paciencia.

El gobierno arbitrario de un príncipe, aunque sea justo y esclarecido, es siempre malo.

Los hombres de Estado son como los cirujanos: sus errores son mortales.

Comenzó por regir su casa, lo que, para la mayor parte de los hombres, no es menos arduo que gobernar una provincia.

¿Quién guardará a los guardianes?

Todas las formas de gobierno son valoradas exclusivamente en la medida en que tienden a promover la felicidad de quienes bajo ellas viven.

Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco y sin notarlo.

Publicidad