Frases sobre la juventud

El ardimiento juvenil en sus comienzos es fogoso, pero languidece fácilmente y no dura; es el humo de una fogata liviana.

La juventud es la edad de los sacrificios desinteresados, de la ausencia de egoísmo, de los excesos superfluos.

Una sociedad que aísla a sus jóvenes, corta sus amarras: está condenada a desangrarse.

La juventud es una enfermedad que se cura con los años.

Tal vez algún día dejen a los jóvenes inventar su propia juventud.

Lo que en la juventud se aprende, toda la vida dura.

Lleva tiempo llegar a ser joven.

A diferencia de la vejez, que siempre está de más, lo característico de la juventud es que siempre está de moda.

La juventud es una religión a la que uno siempre acaba convirtiéndose.

Es mejor malograr la propia juventud que no hacer nada en ella.

Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza ninguna para lo porvenir.

La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo.

Un cura joven hace los mejores sermones.

La juventud sabe lo que no quiere antes de saber lo que quiere.

La juventud anuncia al hombre como la mañana al día.

La sangre joven no obedece un viejo mandato.

La juventud es inmoderada en sus deseos.

Es mejor ser un joven abejorro que una vieja ave del paraíso.

Buena verdad es que ni la juventud sabe lo que puede, ni la vejez puede lo que sabe.

Era muy joven para sospechar que la existencia no está hecha de impulsos súbitos y de constancia obstinada, sino de compromisos y de olvidos.

¡Ay de aquel cuyo corazón no ha aprendido mientras era joven a esperar, amar y poner su confianza en la vida!

Piensas poco en el futuro, ¿verdad? Es el privilegio de la juventud.

Todas las juventudes se parecen. Es en la madurez cuando empieza la diferencia, nos diferenciamos en cómo resolvemos esa desazón originaria, en cómo abordamos el cruce de caminos que se nos presenta a la salida de la juventud.

Es la fiebre de la juventud lo que mantiene al resto del mundo a la temperatura normal.

Publicidad