Frases sobre el matrimonio

No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia.

Es curioso este juego del matrimonio. La mujer tiene siempre las mejores cartas y siempre pierde la partida.

La edad de casarse llega mucho antes que la de quererse.

Todo hombre sabio ama a la esposa que ha elegido.

No hay que elegir por esposa sino a la mujer que uno elegiría por amigo si fuera hombre.

El mejor matrimonio sería aquel que reuniese a una mujer ciega con un marido sordo.

Me preguntas si debes o no casarte; pues, de cualquier cosa que hagas te arrepentirás.

Patrimonio es un conjunto de bienes; matrimonio es un conjunto de males.

¿Por qué nos alegramos en las bodas y lloramos en los funerales? Porque no somos la persona involucrada.

El matrimonio es como la vida real; un campo de batalla y no un lecho de rosas.

El amor es física. El matrimonio, química.

El matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Los hijos son fruto precioso del matrimonio.

El que se casa por todo pasa.

La mejor base para un matrimonio feliz es la mutua incomprensión.

Todas las mujeres deberían casarse; los hombres, no.

El soltero desea una esposa pero se alegra de no tenerla.

El matrimonio es la principal causa de divorcio.

La felicidad en el matrimonio depende enteramente de la suerte.

Donde hay matrimonio sin amor, habrá amor sin matrimonio.

Lo más razonable que se ha dicho sobre el matrimonio y sobre el celibato es esto: hagas lo que hagas te arrepentirás.

El encanto del matrimonio es que provoca el desencanto necesario por las dos partes.

Cuando podía haber tomado esposa, no pude soportar a ninguna; y cuando pude soportar a alguna, ya no necesitaba a ninguna.

El secreto de un matrimonio feliz es perdonarse mutuamente el haberse casado.

Nunca aconsejéis a un hombre que desconfíe de una mujer con la que ya esté casado. Es demasiado tarde para él.

Temáticas relacionadas

Publicidad