Frases sobre El Morir

Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir.

Es mejor quemarse que apagarse lentamente.

Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir.

Morir mañana es tan bueno como morir cualquier otro día.

Aprende a vivir y sabrás morir bien.

Cuando vienes al mundo, lloras. Cuando mueres, el mundo calla.

Cuando no se ha sabido vivir, menos aún puede saberse morir.

Que un hombre muera por una causa no significa nada en cuanto al valor de la causa.

El hombre nace sin dientes, sin cabello y sin ilusiones. Y muere lo mismo: sin dientes, sin cabellos y sin ilusiones.

De nada sirve morir. Hay que hacerlo a tiempo.

Morimos sólo una vez, pero durante mucho tiempo.

Jamás mueren en vano los que mueren por una causa grande.

El que muriera no prueba que hubiese vivido.

Nadie es tan joven que no pueda morir hoy.

¿Quién sería lo bastante insensato para morir sin haber dado al menos la vuelta a su cárcel?

A menos que haya complicaciones, está a punto de morir.

Para encontrar gusto a la vida, no hay como morirse.

Quisiera abolir las pompas fúnebres. Hay que llorar a los hombres cuando nacen y no ya cuando mueren.

Cuando muera quiero que me incineren y que el diez por ciento de mis cenizas sean vertidas sobre mi empresario.

Nadie más muere que el olvidado.

No me asusta morir "un día", me asusta morir hoy.

Morir es tan sencillo y tan aceptable como nacer.

Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor.

Morir, morir... Morir no es nada. Empieza pues por vivir. Es más divertido y más largo.

Publicidad