Frases sobre los padres

Por severo que sea un padre juzgando a su hijo, nunca es tan severo como un hijo juzgando a su padre.

El padre debe ser el amigo, el confidente, no el tirano de sus hijos.

La virtud de los padres es una gran dote.

Economizad las lágrimas de vuestros hijos a fin de que puedan regar con ellas vuestra tumba.

Es hermoso que los padres lleguen a ser amigos de sus hijos, desvaneciéndoles todo temor, pero inspirándoles un gran respeto.

El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día.

No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.

Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista.

Cuando yo tenía catorce años, mi padre era tan ignorante que no podía soportarle. Pero cuando cumplí los veintiuno, me parecía increíble lo mucho que mi padre había aprendido en siete años.

¡Cuán grande riqueza es, aun entre los pobres, el ser hijo de buen padre!

Ama a tus padres si son justos; si no lo son, sopórtalos.

Un buen padre vale por cien maestros.

Mucho tienen que hacer los padres para compensar el hecho de tener hijos.

No hay palabra ni pincel que llegue a manifestar amor de padre.

Los padres deberían darse cuenta de cuánto aburren a sus hijos.

El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo.

Prudente padre es el que conoce a su hijo.

Lo que habéis heredado de vuestros padres, volvedlo a ganar a pulso o no será vuestro.

Y mis padres por fin se dan cuenta de que he sido secuestrado y se ponen en acción rápidamente: alquilan mi habitación.

La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres.

Un padre vale por cien maestros.

Un padre para cien hijos, antes que cien hijos para un padre.

Todos los consejos que los padres dan a la juventud tienen por finalidad impedir que sean jóvenes.

Los padres son los huesos con los que los hijos afilan sus dientes.

Temáticas relacionadas

Publicidad