Frases sobre El Poder

Después del poder, nada hay tan excelso como el saber tener dominio de su uso.

El poder conseguido por medios culpables nunca se ejercitó en buenos propósitos.

No hay más que un poder: la conciencia al servicio de la justicia; no hay más que una gloria: el genio, el servicio de la verdad.

Todo poder es una conspiración permanente.

Cualquiera es poderoso para hacer.

Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder.

Cuando se tiene cierta moral de combate, de poder, hace falta muy poco para dejarse llevar, para pasar a la embriaguez, al exceso.

Aquel que tiene gran poder debe usarlo livianamente.

Todo poder humano se forma de paciencia y de tiempo.

El hombre que puede, es rey.

Todos quieren ser amos y ninguno el dueño de sí mismo.

El poder desgasta sólo a aquel que no lo tiene.

Que nadie provoque desórdenes en una ciudad en la ilusión de que luego podrá frenarlos a su antojo o encauzarlos según sus deseos.

Sería deseable que todo el que quisiera presentar su candidatura para un cargo pudiera explicar por qué quiere ser candidato. El deseo de ser candidato parece, por sí mismo, razón suficiente para la exclusión.

El poder que es soportado sólo por la fuerza temblará a menudo.

Nada cambiaría mientras el poder siguiera en manos de una minoría privilegiada.

La única cosa que respeta el poder es el poder.

El vulgo se deja cautivar siempre por la apariencia y el éxito.

Al hombre que hace todo lo que puede no podemos decirle que no hace todo lo que debe.

El poder más peligroso es el del que manda pero no gobierna.

El poder no es un medio, sino un fin en sí mismo.

Todo aquel que aspira al poder ya ha vendido su alma al diablo.

El poder no consiste en golpear siempre o con frecuencia, sino en golpear oportunamente.

¿En dónde ve el pueblo español su principal peligro, el más inminente? En el poder dejado por una tolerancia mal entendida.

Publicidad