Frases sobre La Libertad

Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo.

Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?

El hombre nace libre, responsable y sin excusas.

Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.

La libertad es incompatible con el amor. Un amante es siempre un esclavo.

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

No pido riquezas, ni esperanzas, ni amor, ni un amigo que me comprenda; todo lo que pido es el cielo sobre mí y un camino a mis pies.

La libertad no tiene su valor en sí misma: hay que apreciarla por las cosas que con ella se consiguen.

La libertad es un lujo que no todos pueden permitirse.

Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.

El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas.

Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde.

No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.

La libertad no es simplemente un privilegio que se otorga; es un habito que ha de adquirirse.

No existe la libertad, sino la búsqueda de la libertad, y esa búsqueda es la que nos hace libres.

Donde mora la libertad, allí está mi patria.

Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo.

¿Cuál es el primer deber del hombre? La respuesta es muy breve: ser uno mismo.

La libertad es, en la filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; en la política, el derecho.

No nos hacemos libres por negarnos a aceptar nada superior a nosotros, sino por aceptar lo que está realmente por encima de nosotros.

La libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe.

Aquellos que cederían la libertad esencial para adquirir una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad.

La libertad no es un fin, es un medio para desarrollar nuestras fuerzas.

La libertad de conciencia se entiende hoy día, no sólo como la libertad de creer lo que uno quiera, sino también de poder propagar esa creencia.

Publicidad