Frases sobre la sabiduría

El insensato que reconoce su insensatez es un sabio. Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato.

En primer lugar acabemos con Sócrates, porque ya estoy harto de este invento de que no saber nada es un signo de sabiduría.

Los que saben mucho se admiran de pocas cosas, y los que no saben nada se admiran de todo.

La única cosa que sé es saber que nada sé; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.

Saber es acordarse.

El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza, es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia.

Los sabios emiten ideas nuevas; los necios las expanden.

Todos los hombres son sabios; unos antes, los otros, después.

No arrepentirse ni hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría.

Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.

La sabiduría inútil sólo se diferencia de la tontería en que da mucho más trabajo.

La sabiduría viene de escuchar; de hablar, el arrepentimiento

Sacar provecho de un buen consejo exige más sabiduría que darlo.

La sabiduría es un tesoro que nunca causa entorpecimientos.

Los sabios tienen las mismas ventajas sobre los ignorantes que los vivos sobre los muertos.

Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.

La ciencia se puede aprender de memoria, pero la sabiduría no.

Para saber algo, no basta con haberlo aprendido.

Lo sabe todo, absolutamente todo. Figúrense lo tonto que será.

El saber es la única propiedad que no puede perderse.

Sabio es aquel que constantemente se maravilla.

El hombre sabio no lo es en todas las cosas.

Nueve décimas partes de la sabiduría provienen de ser juicioso a tiempo.

Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría.

Temáticas relacionadas

Publicidad