Frases sobre La Sabiduría

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.

Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir.

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.

No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir.

Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano.

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.

Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.

El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.

Vale más saber alguna cosa de todo, que saberlo todo de una sola cosa.

La sabiduría consiste en saber cuál es el siguiente paso; la virtud, en llevarlo a cabo.

Una cosa es saber y otra saber enseñar.

Quiero saberlo todo. Y siempre me encuentro como antes, triste como la vida y resignado como la sabiduría.

Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado.

Saber y saberlo demostrar es valer dos veces.

El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca.

Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro.

La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.

Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho.

La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo.

Cada día sabemos más y entendemos menos.

La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.

Saber que no se sabe, eso es humildad. Pensar que uno sabe lo que no sabe, eso es enfermedad.

Los que están siempre de vuelta de todo son los que nunca han ido a ninguna parte.

Hay dos maneras de difundir la luz... ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja.

Temáticas relacionadas

Publicidad