Frases sobre los sueños

Yo he vivido porque he soñado mucho.

Ten cuidado con tus sueños: son la sirena de las almas. Ella canta. Nos llama. La seguimos y jamás retornamos.

Cuando se muere alguien que nos sueña, se muere una parte de nosotros.

Desafortunadamente, el equilibrio de la naturaleza estipula que la super-abundancia de sueños se paga con el aumento de las pesadillas.

La huella de un sueño no es menos real que la de una pisada.

La vida es mucho más pequeña que los sueños.

El sueño es el alivio de las miserias para los que las sufren despiertos.

En el sueño se revela el problema vital de un individuo en forma simbólica.

El sueño es un arte poético involuntario.

Soñar es la actividad estética más antigua.

Sea moderado tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día.

Todo lo que vemos o parecemos es solamente un sueño dentro de un sueño.

Y además, ¡qué voy a soñar cuando no en sueños, sino despierto, he sido tan feliz a su lado!

Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros y el mundo vivirá como uno solo.

Verdad son los sueños mientras duran; pero ¿qué es vivir sino soñar?

Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, si no sencillamente que se cumplan los míos.

Ojalá que la espera
no desgaste mis sueños.

Pues si te empeñas en soñar te empeñas
en aventar la llama de tu vida.

Quien nos roba los sueños nos roba la vida.

Nunca desperdiciaré mis sueños por quedarme dormido. Nunca más.

Todas las cosas que uno ha olvidado gritan pidiendo ayuda en sueños.

La sociedad perdona a veces al criminal, pero no perdona nunca al soñador.

Para realizar un sueño es preciso olvidarlo, distraer la atención de él. Por eso realizar es no realizar.

El sueño devora la existencia: es lo que tiene de bueno.

Publicidad